El cuero y la piel son materiales primarios ancestrales, pero ya su uso es frecuente en elementos no sólo artesanales sino también de decoración y equipamientos.

En tiempos pretéritos, diferentes civilizaciones encontraron en la piel animal el material más recurrente para cubrir sus necesidades cotidianas y perentorias en prendas, calzados y otros usos domésticos y profesionales. Pero no sólo recurrían a estos materiales por su capacidad para ser manipulados y reconvertidos, sino también por su durabilidad.

Piel completa
Es cierto, que estos principios, siguen vigentes en el uso, pero la tendencia fue enfocando su utilidad en la estética y en la decoración (según los gustos personales) más distinguida y elegante, aunque más costosa también.

Tiempos atrás, la piel y el cuero estaban, especialmente, destinados a mobiliarios muy exclusivos y al tapizado de vehículos de alta gama, que no estaban al alcance de un consumidor medio.

Sofa de piel antiguo

Pero ya no es así:

En el mundo del vehículo, por ejemplo, son numerosos los modelos de tipo utilitario cuyos tapizados en piel acompañan sus terminaciones. Es cierto, que el cuero y la piel ofrecen un mejor mantenimiento para su limpieza que los tapizados en telas; sin embargo, no son infalibles, y también sufren con el tiempo desgastes producidos por el roce y por el propio uso, que terminan afeando sus excelencias estéticas. Así, nos encontramos asientos de vehículos, cojines de sillones, base de sillas o brazos de sofás agrietados o simplemente desgastados por el paso del tiempo por un accidente ocasional.

Asiento de piel estropeado

 

La solución hasta hace unos años, consistía en tapizar las piezas, pero el avance tecnológico de la industria del mundo de la pintura ha posibilitado soluciones alternativas que sorprenden por su alto rendimiento, por la durabilidad y por la alta calidad del acabado. Así la gama de esmaltes y de productos para el tratamiento de pieles y de cueros, aplicables a cualquier soporte, es amplia y sencilla.

Lo puede hacer usted mismo siguiendo las indicaciones del fabricante y los consejos de los profesionales de Pinturas El Cerro, una de las primeras empresas en comercializar estos productos y en estudiar sus aplicaciones, por lo que hemos ganado en experiencia y en conocimientos.

 

            Estos esmaltes son acrílicos, se pueden aplicar con brocha, con rodillo, con esponja (según la zona) o con sprays. La gama, ofrece esmaltes en acabados mate de cualquier tonalidad, por lo que puede devolverle a sus asientos su color original o redecorarlos combinando las diferentes partes que lo componen.

            Las posibilidades son numerosas dado el avance tecnológico y la extensa carta de colores disponibles, por lo que incluso podemos igualar el tono original para la reparación exclusiva de paños o de zonas concretas (previo envío por parte del cliente de una pequeña muestra del color), sin necesidad de tener que pintar toda la pieza.

Estos esmaltes se pueden aplicar en cualquier tipo de pieles y piezas plastificadas o engomadas como volantes o tiradores recubiertos que hayan sufrido un mayor desgaste. En Pinturas el Cerro ofrecemos nuestros servicios de igualado y asesoramiento personalizado y garantizamos los acabados con pruebas previas para la mayor satisfacción de nuestros clientes. Atendemos pedidos en nuestra tienda o a través de nuestra página web.

            Renovar sus muebles de piel, polipiel y cuero, rejuvenecer el equipamiento de su vehículo no requiere de habilidades especiales. Nosotros le explicamos cómo hacerlo, tenemos a su disposición todos los productos necesarios. Los resultados le sorprenderán...

¡QUIERO HACERLO!

Comentarios ()

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido a comparar